Marca personal online: cómo reiniciar nuestra reputación web

La marca personal online va ganando cada vez más protagonismo en nuestras interacciones

A estas alturas todos sabemos la importancia de tener una buena marca personal online. Que ante una casual o premeditada búsqueda de nuestro nombre, no salga relacionado nada negativo ni ninguna actividad que pueda desdibujar la concepción que terceros puedan tener de nosotros si no nos conocen en persona.

Así, a día de hoy es más que común que ante una posible contratación no solo tengamos que defender nuestra candidatura en persona, sino que también nos tengamos que enfrentar a una búsqueda de nuestro rastro digital donde probablemente queden expuestos nuestros gustos, nuestras fotografías y nuestras opiniones sobre ciertos temas.

No debemos quedarnos únicamente en el factor búsqueda de empleo: cada vez más, el buscador de Google es la mayor fuente de conocimiento que podemos adquirir sobre cualquier tema, incluido las personas, quedando expuesta toda esta información para otros ámbitos igual de importante como los negocios, la concesión de un crédito, la fundación de una sociedad… ¿Te harías socio inversor de una persona cuyas opiniones sean escandalosamente contrarias a las tuyas?

¿Qué ocurre cuando nuestra marca personal online no es la deseada?, ¿podemos reiniciarla, es decir, crearla de nuevo sin ningún tipo de mancha?

 

Por qué es importante una correcta marca personal online

 

Antes de hacer frente al problema, lo primero es comprender la importancia que tiene la reputación online. Una buena reputación se sustenta en pilares que cuanto más firmes sean, más confianza y credibilidad transmiten a las personas que nos rodean e interactúan con nosotros.

Esos pilares sirven básicamente para que la concepción que tienen o se pueden crear sobre ti las personas que buscan tu rastro digital, sea positiva y no influya en las interacciones que puedas hacer fuera del entorno virtual. Estos pilares se construyen a través de lo que escribimos, publicamos e incluso visitamos en internet a lo largo de años.

Así, volviendo a quien quiere contratarnos y nos busca en internet, probablemente no se conforme únicamente con el perfil de Linkedin, ya que es consciente que nadie va a expresar opiniones demasiado personales o exponer actividades ociosas en su cuenta: buceará desde comentarios en foros (aunque salga del ámbito profesional) hasta likes en publicaciones de terceros.

 

El 69% de los reclutadores confiensan haber rechazado a un candidato después de consultar información y revisar sus perfiles en redes sociales

 

¿Qué fin tiene este ejercicio de voyeurismo, más común de lo que puedas llegar a pensar, para prácticas laborales? Pues para averiguar sobre ciertos valores que en una entrevista profesional no llegan a aflorar tanto como en una búsqueda online. Así, si en la entrevista te declaras defensor de las causas perdidas y resulta que aparece una imagen tuya en el buscador donde te posicionen en el lado de los opresores más que en el de los oprimidos… ya puedes imaginar la impresión que causas a tu, ya no tan probable, candidato a nuevo jefe.

Pero no solo tiene repercusiones laborales una marca online personal mal gestionada: en un mundo cada vez más hiperconectado, está resultando más provechoso y veraz lo que proyectamos en internet que lo que defendemos en la “vida real”. Así, desde la concesión hipotecaria hasta la de becas y ayudas estatales pueden llegar a supeditarse a nuestro “crédito social”, algo que ya comienza a suceder mediante un sistema de valoración en China.

 

 

 Nuestra marca personal online puede afectarnos a la hora de buscar empleo

 

 

 

5 ejemplos en los que una marca personal online puede afectar a nuestras interactuaciones

 

 

La clave por tanto de una buena reputación online es que sea coherente con tu realidad, que tú tengas el control sobre todas las acciones que se produzcan tanto en el ámbito online como real y no tengas que defender ninguna posición contraria en base a los que otros hayan dicho de ti o incluso de lo que tú hayas dicho sobre otros.

No tiene sentido que si eres una persona solvente y responsable en los negocios, se te pueda cuestionar por opiniones poco fundamentadas en tu contra pero que, por circunstancias que escapan a tu control, aparecen vinculadas a tu persona en una búsqueda de tu nombre en internet. Es a ese momento donde debes plantearte actuar.

Insistimos: ocurre mucho más de lo que podamos llegar a pensar y la tendencia es que cada vez tenga más peso en un mundo que va camino a la hiperconexión absoluta. Quedarnos con el ejemplo de la búsqueda de empleo es simplemente “rascar” la realidad, que se puede ver afectada en los siguientes ámbitos:

 

  • Finanzas: lo hemos visto que está sucediendo en China, pero aun así nos puede parecer lejano o utópico que un crédito se supedite a lo que decimos en internet pero… ¿qué pasa si lo que hemos compartido en una red tan confiable como LinkedIn es que estamos en búsqueda activa de empleo?, ¿o en foros especializados nos mostramos críticos con el ERE al que ha sido sometida nuestra empresa? Esa información que no aparece en los papeles de solicitud del préstamo puede serle de utilidad a la entidad bancaria para rechazarlo en base a que crea que estamos en una situación económica delicada, o a la hora de querer vender una sociedad que el posible comprador vea “lastrada” la empresa en base a nuestras declaraciones pasadas.

  • Búsquedas de inversores o socios: un mundo hiperconectado tiene mucho de positivo, como el hecho de que se puedan desplegar campañas de financiación mediante las cuales emprendedores quieran sacar adelante económicamente sus proyectos mediante financiación colectiva o búsqueda de socios inversores pero, ¿financiarías el proyecto de alguien cuya opiniones reflejadas en internet son de corte racista, homófobo o misógino? Por muy buena idea que te parezca, resulta muy incómodo ayudar a quien es contrario a tus ideas o incluso te ofende directamente.

  • Colaboraciones profesionales: quieres expandir tu negocio y buscas a un partner solvente y con contactos que te permita crecer allá donde te hayas planteado. Encuentras tu candidato ideal: un empresario de tu mismo perfil, que ha llevado a su empresa al éxito y que busca el mismo objetivo en tu ámbito de actuación. ¿Empañaría la decisión de elegirlo como socio descubrir mensajes de exempleados en el que lo califiquen de “explotador”, “estafador” y otros calificativos menos amables aunque pudieran no ser ciertas o exageradas?

  • Relaciones sociales: no solo el nivel económico nos debe mover a pretender una reputación limpia y controlada. Es tendencia que cuando conocemos a una persona, en cuanto tenemos ocasión “cotilleemos” sus redes sociales y sean estas las que finalmente nos dibujen a quién acabamos de conocer. ¿Quién no ha puesto “de vuelta y media” a un contrario por el simple hecho de ser de un equipo de fútbol contrario?, ¿y si en un calentón hemos hecho declaraciones públicas mucho más subidas de tono que las de un simple aficionado?, ¿queremos que esa sea la primera imagen que cualquiera pueda tener de nosotros?

  • Imagen personal: en conexión con el anterior punto, no hace falta que nos veamos en un caso de crisis de imagen para ver la necesidad de limpiarla. El simple hecho de que lo que internet muestra de nosotros no nos guste o no nos sintamos cómodos con nuestra reputación online debería bastar para querer actuar frente a ella, sin tener que esperar a que sean terceros los que la juzguen.

 

 

¿Cómo “reiniciar” una marca personal online?

 

 

Quizás hayas oído hablar de cómo tratar una crisis de imagen en internet, incluso la eliminación de contenido negativo para limpiar la reputación pero, ¿qué es eso del reinicio de la marca personal?

Un reinicio de reputación online consiste en el reposicionamiento. Es decir, reordenar el contenido que aparece destacado tras la búsqueda de nuestro nombre para que sea coherente y dibuje un perfil “defendible” con facilidad o bien un perfil totalmente renovado y que diste del anterior.

Así, también se acude a técnicas propias de la limpieza de reputación (eliminación de todo el contenido negativo que sea posible, solicitar que se retiren referencias poco beneficiosas a nuestra imagen online, etc.), pero va más allá en una de sus acciones: la creación de contenido positivo que, o bien lo alinea en cómo se puede interpretar o quitar relevancia al contenido negativo, o lo desvincula totalmente tratando otros temas contrarios o ajenos.

 

 

Es posible limpiar el contenido negativo de nuestra marca personal online según la estrategia que desarrollemos 

 

 

Estrategias de creación de contenido positivo para limpiar una marca online personal

 

 

Cada caso requerirá una estrategia de creación de contenido según la gravedad de la crisis, la relevancia de las páginas negativas y la imagen que queramos proyectar o “reiniciar”, teniendo opciones que van desde ocultar, renegar o incluso matizar el contenido negativo, hasta la creación de nuevas cuentas, nuevas acciones y nuevas páginas a nuestro nombre veraces. 

De esta forma, allá donde la limpieza de reputación no puede o no llega (eliminación de páginas sin un motivo legal o contenido que no esté protegido por la RGPD por ejemplo), la estrategia se puede adecuar no basándose únicamente en ocultar el contenido negativo bajo un torrente de nuevo contenido positivo, sino crear material que “justifique”, “maquille” o quite importancia al nocivo, a la par que no se hace énfasis en lo contrario.

Visto en un caso práctico, una estrategia de contenidos emprendida en este sentido a nivel de negocio y no personal, es muy parecida a la que llevó a cabo a principios de este año la marca de moda sueca H&M, cuando se le acusó de racista por una desafortunada colección de sudaderas en la que se indicaba como “el mono más chulo de la jungla” a un niño modelo de raza afroamericana.

Esta crisis de magnitud gigantesca (produjo el cierre de 170 tiendas y graves disturbios en Sudáfrica) se produjo hace apenas 8 meses, ¿alguien la recuerda? La cadena sueca se preocupó por desplegar un plan de crisis ágil y eficaz, siendo consciente que al haberse convertido en foco de todas las noticias, este hecho era algo que no podían obviar sin más y apresurándose en dar explicaciones, en forma de miles de notas de prensa, entrevistas y reportajes en el que se disculpaban por el hecho, lo matizaban y se comprometían a revisar sus políticas para que no volviera a suceder.

 

 

En febrero de 2018 H&M vivía la peor crisis de reputación de su historia. A octubre del mismo año nos tenemos que remitir a la 6º página de resultados de Google para encontrar referencias a este hecho

 

 

Solo una vez pudo apaciguar los ánimos, cuando ya nadie pudiera replicarles un intento de lavado de imagen, desplegaron todo su potencial marketiniano para hacer “desaparecer” de los primeros puestos. Un ejemplo de paciencia y buena praxis perfectamente extrapolable a las marcas personales.

Por otra parte, para que esta táctica tenga validez, también debemos actuar sobre el contenido positivo previo, eliminando referencias que puedan confundir o desdibujar la imagen que intentamos justificar. Trabajo que en el caso de H&M vino de revisar, editar o eliminar imágenes promocionales pasadas susceptibles de ser criticadas.  

 

 

H&M sufrió recientemente una crisis de marca importante. Cómo la resolvió es aplicable a cómo cuidar y mejorar la marca personal online 

 

Este “reinicio” no impide el fin máximo de toda limpieza de reputación, que no es otro que eliminar toda referencia negativa. Algo que abordaremos cuando comience a ser relegada a puestos irrelevantes dentro de los buscadores a costa de generar un nuevo contenido o reoptimizando el existente. H&M lo ha llevado a cabo trabajando a conciencia cada una de las referencias que existen de los establecimientos de cada región.

 

 

 Tras el uso de diferentes estrategias, los resultados positivos destacan sobre los negativos en una búsqueda sobre nuestra marca personal online

 

 

Pasos para reiniciar nuestra marca online personal

 

 

Antes de poner en marcha un reinicio insistimos, es muy importante valorar el grado de las acciones a emprender para aplicar un reinicio total en los casos graves, o parcial para “luchar” contra unas páginas que nos mencionen sin que vaya a más el caso de desprestigio.

La práctica de cerrar todas nuestras cuentas en redes sociales y reabrirlas bajo la misma denominación o similar puede ser útil si se lleva a cabo de forma escalonada y coherente (sin recaer en los errores que nos hayan llevado a la crisis de marca personal o “poner fácil” a nuestros detractores que la reproduzcan nuevamente en ellas), pero supone perder todo el histórico de acciones positivas que se contengan en ellas, además de dar vía libre temporalmente al contenido negativo para escalar posiciones.

Por ello, debemos tener muy claro y bien definidos los pasos para ese “reinicio” de la marca personal online:

 

  1. Monitorización de la marca personal: lo primero es tener claro en base a qué vamos a actuar y qué referencias queremos eliminar o hacer menos visible para tenerlas bajo control, para que su evolución en los buscadores sea siempre menor que la de las páginas que queremos que resulten más relevantes.

  2. Creación de varios perfiles aumentando la presencia en internet: se puede usar una vía intermedia al “reinicio total” en la que distingamos un perfil personal de un perfil más profesional, como por ejemplo dejando o cambiando de nombre las cuentas personales a un nombre más familiar, y dejando el de pila para crear nuevas cuentas con fines estrictamente laborales o más serios que puedan posicionar mejor.

  3. Creación de contenido posicionable: redacción de artículos firmados por nosotros en otras plataformas, fichas de autor, opiniones en foros bajo nuestro nombre completo… Es importante que este contenido no sea aleatorio: no se cree por el simple hecho de que se relacione con nuestro nombre, sino que debe responder a un fin estratégico y reportarnos una imagen positiva a cualquier sentido, a la par que no se pueda cuestionar o debatir para que no genere más contenido negativo del existente.

  4. Eliminación de contenido: ya sea por medios legales o mediante la relegación a los últimos puestos del buscador. Es un paso que no debemos abandonar en ningún momento, que también se debe alinear con la estrategia de contenidos emprendida.

 

Cuesta mucho crear una reputación positiva y cuestión de segundos destruirla, lo cual no quita que sobre “esos escombros”, no podamos limpiarlos y volver a construirla. ¿Quieres que te ayudemos creando una estrategia que salvaguarde la imagen que proyectas en el mundo online? ¡Recupera el control sobre lo que dicen de ti!

 

 

Diagnóstico crisis de reputación online

También te puede interesar:

ebook Inbound Marketing GO2JUMP

Suscríbete al Blog

Últimos artículos:

caso éxito de SEO - GO2JUMP