Cómo evitar el contenido duplicado: Parte I

claves evitar contenido duplicado

La duplicación de contenidos es uno de los principales problemas de los buscadores hoy en día, ya que perjudica directamente a la calidad de los resultados que ofrecen a sus usuarios y atenta contra la originalidad y derechos de autor en Internet. Asimismo, si eres víctima de la duplicación de contenidos, tu posicionamiento web se verá afectado negativamente. Sin embargo, para un buscador no es tarea sencilla el reconocer cuándo un contenido es realmente duplicado y cuándo no, por ello es que, ante la duda, deciden sólo mostrar uno de los contenidos cuestionados y el resto esconderlo de los resultados.

Esta situación, que se ha dado a conocer incorrectamente como penalización por duplicación de contenido, puede impactar negativamente en el posicionamiento orgánico de vuestra web, en especial a partir de la implementación del algoritmo Google Panda. Es por ello que los principales buscadores ofrecen alternativas a los propietarios de sitios webs con el fin de simplificar la indexación de los contenidos y una correcta atribución de los mismos.

Pero, ¿cómo podéis evitar la duplicación de contenidos?

 

Utilizar contenido 100% original y único

Esto puede sonaros a broma, pero no lo es. El modo más sencillo de evitar la duplicación de contenido, es asegurarse que siempre empleáis contenidos únicos y originales. Podéis tener un sitio perfectamente programado para evitar duplicaciones, decirle a los buscadores cuál es la copia canónica de cada contenido, y aún así, si vuestro contenido no es original, será atribuído a su fuente y no a vuestra web. Las copias automáticas de contenidos, los llamados “content spinners” y las traducciones de un idioma a otro y luego al idioma original nuevamente, no te traerán ningún beneficio a tu posicionamiento web. De hecho, pueden perjudicar seriamente tu SEO.

 

Optimizar la arquitectura del sitio

Por lo general, tanto los blogs como los sitios de e-commerce, poseen ciertos problemas de arquitectura que confunden al buscador, haciéndole creer que se está duplicando múltiples veces el mismo contenido. Por ejemplo, si vuestro blog maneja tanto categorías como etiquetas, es posible que en ciertas circunstancias el contenido de las mismas se solapen. En dichos casos, el buscador tomará como original a la primera de las dos que haya encontrado y la otra será considerada como duplicada.

Otro caso es, por ejemplo, con los sitios de e-commerce que manejan la información de sesión del usuario o carrito de compra mediante parámetros en la URL. Esto hace que, para dos usuarios viendo exactamente el mismo producto, se empleen 2 URLs diferentes, generando la duplicación de contenido.

Si vuestra interfaz lo permite, es recomendable solucionar de antemano este tipo de problemas para garantizar un posicionamiento en buscadores óptimo. Sin embargo, en muchas circunstancias esto no es factible, por lo que el siguiente paso es indicarle al buscador cuál es nuestra copia canónica de cada contenido. Es decir, cuál es la que consideramos original y queremos que sea indexada.

Dominio preferido

Para empezar a evitar el contenido duplicado de nuestro sitio web, primero debemos seleccionar el dominio principal.

El dominio preferido es aquel que nosotros decidimos y con el que queremos que los buscadores indexen el resto de páginas de nuestro sitio. Es la versión que queremos que se utilice para nuestro sitio en los resultados de búsqueda. Tenemos que elegir si queremos nuestro sitio con www o sin, y hacer una redirección para llevar a los usuarios a la página correcta; pero también a los buscadores, que será la que utilicen en sus resultados de búsqueda.

Redirecciones 301

Las Redirecciones son aquellas instrucciones que dirigen a un usuario de una página A a una página B.

Las 301 son las redirecciones permanentes, frente a las 302, que son temporales. Para los buscadores, es mucho más claro utilizar las redirecciones 301 ya que así sabrán qué página es la definitiva y la que deben indexar, obviando las otras.

Para evitar el contenido duplicado, las redirecciones son útiles cuando dos páginas muestran el mismo contenido; aunque también se utilizan cuando cambiamos el dominio o la URL o cuando queremos acceder a una página interna sin pasar por la principal.

Así, debemos establecer una URL como principal y redirigir el tráfico de visitas de las otras URL a ésta. De esta forma mantendremos además el PageRank y los enlaces externos de la URL antigua en la nueva página.

 

Canonicalización

Este término, en SEO hace referencia al hecho de relacionar páginas de nuestro sitio web con el mismo contenido.

Si, por los motivos que sean, en nuestra web hay varias páginas que muestran el mismo contenido, debemos canonicalizarlas. No es más que marcar una de las páginas como canónica y avisar a los buscadores de que esa página es la que sirve de referencia para las demás. Así definiremos una única URL de las páginas con el mismo contenido.

Si canonicalizamos decimos a Google cuál de estas páginas es la importante y cuáles (el resto) hacen referencia a la página canónica, que contiene el material original.

Por ejemplo, queremos que http://www.paginacanonica.es sea la página canónica del conjunto de páginas con el mismo contenido. Para marcárselo a los buscadores, debemos incluir una metaetiqueta <link> en el <head> de las otras páginas con el atributo rel=”canonical”. Sería así:

&lt;link rel=”canonical” href=”http://www.paginacanonica.es”&gt;

De esta forma, Google relacionará estas páginas y sabrá que todas hacen referencia a http://www.paginacanonica.es, tomará esta página como la oroginal, será la que muestre en los resultados de búsqueda y unificará la relevancia de las diferentes URL en esta.

La canonicalización también nos ayudará a seleccionar nuestro dominio preferido.

 

Parámetros de la URL

Configurando los parámetros de la URL ayudaremos a los buscadores a rastrear nuestro sitio con mayor eficacia. Si utilizamos parámetros dinámicos podemos informar a Google de cuáles queremos que ignore. Así será más fácil para los buscadores rastrear nuestro sitio porque reduciremos el contenido duplicado en nuestro índice.

Con una buena configuración de estos parámetros, reuniremos las URL duplicadas en un mismo grupo y marcaremos cuál de ellas es la más adecuada para representarlo en los resultados de búsqueda y las propiedades del grupo, como la popularidad de la URL, quedarán unificadas.

En las Herramientas para Webmaster de Google, podemos configurar los parámetros de las URl dentro de la pestaña configuración, seleccionando la URL sin contar los parámetros dinámicos, que servirá como contingente del resto.

Secretos para posicionar tu negocio en Google en 2018

También te puede interesar:

ebook Inbound Marketing GO2JUMP

Suscríbete al Blog

Últimos artículos:

caso éxito de SEO - GO2JUMP